Es, una antigua tradición campesina en que se usan yeguas y caballos que se sigue realizando en algunas partes de Chile, a pesar que existen maquinarias que han desplazado comercialmente esta actividad; sin embargo, esta, se sigue realizando más que nada; por tradición. De hecho, este tipo de trilla data del Antiguo Egipto y la Antigua Roma, en donde ocupaban bueyes y yeguas para la actividad, muy posteriormente, se introdujo en España, de donde se trajo a América. En nuestro país particularmente, se comenzó a realizar la trilla a yegua suelta durante la Colonia y se mantuvo hasta mediados del siglo XX.

Curiosamente en la antigüedad, la trilla era una fiesta que reunía a patrones y obreros, la cual consistía en que unas yeguas pisoteaban las gavillas del trigo, que eran arreadas por jinetes quienes las hacían correr en círculo, para separar la paja del grano. Era una fiesta donde los huasos lucían sus mejores caballos y sus más vistosas mantas; mientras empleados y huasos de más escasos recursos pagaban con trigo el préstamo de las mingas y yeguas.

Actualmente, como mencionábamos antes, la trilla se mantiene en algunos rincones del país, como es el caso de Colina, pero sólo como una forma de conmemorar y recordar esta antigua tradición de cosecha del trigo, generalmente en los meses de verano.

La celebración posterior incluye otras labores costumbristas, como misa y casamiento a la chilena, carrera de perros galgos, rodeos y comidas típicas, entre otras.

Si quieres saber más de esta antigua tradición, te invitamos a ver este interesante video: