Este 7 de diciembre en el Centro Cultural de Colina se vivió una tarde repleta de expresiones artísticas con el Cierre de Talleres 2019, un evento en donde los alumnos de los diferentes cursos  que ofrece la Corporación de Artes y Cultura de Colina mostraron, a través de diversas presentaciones, su talento y las habilidades aprendidas durante el año.

El evento que estuvo animado por los estudiantes del Taller Inclusivo de Locución,  inició con la presentación del Elenco Danza Espectáculo, a cargo de la profesora Sabas Tapia, con una coreografía de zapateo americano al ritmo del jazz y del swing y otra de fusión entre lírico, dance hall y tap; a éstas le siguió la representación de la naturaleza y sus estaciones hecha por el Taller de Ballet.

El Taller de Teatro tuvo dos funciones, uno junto a los alumnos de Cultura Inclusiva y otra con los alumnos de regulares del grupo de teatro para adolescentes, en donde el escenario se convirtió en un circo lleno de colores y de personajes alegres con grandes actos, así como en el centro de una historia un poca más crítica sobre la ambición por lo material. Mientras que el Taller de Magia sorprendió al público con extraordinarios trucos.

Por su parte, los integrantes del taller de baile de Cultura Inclusiva se lucieron con la representación en danza de la película “Coco” en una coreografía de la profesora Claudia Lepián. De igual modo los bailarines del Taller de Danza Moderna dieron cuenta del gran trabajo realizado como becarios de la Academia Baume con una presentación llena de ritmos urbanos.

“Esta  experiencia fue muy bonita y enriquecedora para mi, estoy totalmente agradecido de que les hayan dado la oportunidad a estos niños aprender conmigo porque es muy gratificante enseñarle a gente que quiere aprender (…) Todo el año estuvimos con clases durante los sábados y allí aprendieron técnica y coreografía para ejercitar su memoria con pasos que no conocían (…) así han evolucionado bastante y es algo que se nota”, dijo  Leonel “Leo” Reyes, coreográfo y profesor de la Academia Baume.

Este año el adulto mayor también fue parte del Proyecto Cultura Inclusiva con los talleres de tango, demostrando en la presentación final sus grandes capacidades a la hora de interpretar este baile característico de Río de Plata. Por su parte las alumnas de danza árabe dieron espacio a la inclusión con su interpretación del tema “Noche de Paz” en lenguaje de señas, para luego abrir paso a sus coreografías cargas de los sonidos y movimientos del medio oriente.

Durante toda la jornada el patio y las salas  del Centro Cultural de Colina fueron el centro de exposición de los talleres de pintura, mosaico, manualidades, artesanía en cuero, corte y confección, arte textil y pintura infantil. ” Este año iniciamos con el taller de mosaico, tuvimos un grupo de 18 alumnas y la metodología de trabajo partió con un programa de distintos proyectos a realizar, la idea fue empezar desde los más básico, los usos de las herramientas y avanzar con trabajos en malla, volúmenes (…) tuvimos alumnas participantes de Cultura Inclusiva y pudimos ver cómo en el mosaico dejaban su estilo propio y su sello personal”, explicó Bárbara Navia, profesora de Mosaico

El Cierre de Talleres 2019 finalizó con doble broche de oro gracias  al desfile de moda hecho con elementos reutilizables a cargo de la artista Carolina Oliva, en donde los niños de Cultura Inclusiva fueron los modelos, y la presentación de la Orquesta Infantil y Juvenil de Colina que envolvió a los asistentes con las notas de la música navideñas.

“Estoy muy agradecida porque el desfile fue un éxito total, fue un desfile que apela al reciclaje textil ya que la contaminación textil en el mundo ocupa el segundo lugar (…) para el desfile fuimos recuperando ropa, interviniendo ropa y reciclando para demostrar que con las cosas usadas se pueden obtener buenos productos (…) Este proceso de intervención lo realizamos con mis alumnas del Taller de Arte Textil II, allí recolectamos la ropa y empezamos a darle otra mirada y otro uso hasta dejarla actualizada (…) En el desfile participaron todos los chicos de inclusión y también de diferentes talleres lo que hizo que esto además de ser un desfile de reciclaje textil fuera un desfile de inclusión total que es lo que corresponde”, expresó Carolina Oliva, profesora del taller de Artes Textil.

Por su parte José Molina, coordinador de la Orquesta Infantil y Juvenil de Colina declaró que ” Nosotros tenemos un proceso de aprendizaje que es continuo (…) y que nos permite tener los resultados hasta el día de hoy que nos tiene bastante contentos (…) este año tuvimos alumnas extranjeras y el proceso ha sido muy grato tanto para ellas como para nosotros, yo siento que se han integrado muy bien, se han hecho de muy buenos compañeros y amigos, han sido un gran aporte (…) la música tiene ese espíritu, es un objetivo común, y cuando todos luchamos por ese objetivo que es la Orquesta y la música vemos los resultados que tenemos hoy (…)”.

Para la Corporación de Artes y Cultura de Colina este Cierre de Talleres significó ” Estamos muy contentos, fue más de lo que pensábamos, tuvimos una muy buena recepción por parte de los papás y las familias de los talleristas (…) Estamos muy entusiasmados por continuar con diferentes proyectos este próximo año pues estamos muy orgullosos y hasta se nos cayeron algunas lágrimas de emoción a ver las presentaciones (…) muy agradecida con los papás que han confiado en nosotros y con todas las personas adultas que vienen a los talleres que siguen confiando en nosotros, pero sobre todo gracias porque el proyecto de Cultura Inclusiva ha sido un éxito y un orgullo para todos nosotros”, afirmó Jacquelinne Astudillo, subdirectora de la Corporación de Artes y Cultura de Colina quién también adelanto que durante este 2020 el Centro Cultural de Colina iniciará con los “Viernes Culturales” en donde los alumnos comenzarán a recibir clases solo este día de la semana y también se ofrecerán diferentes actividades artísticas para sus familias.

¡Sigue a Colina Cultura!

Instagram: @colinacultura

Facebook: Colina Cultura

Twitter:@colinacultura