Un grupo de niños juegan en el jardín cuando de pronto se encuentran con el científico loco que les hará conocer un instrumento con el que podrán transformar a los microbios en seres gigantes que ya no podrán volver a su estado natural. Ésta es la trama de la obra “Un Lente Maravilloso” montaje final con el que el Taller de Teatro para Adolescentes de la Corporación Cultural de Colina cerró el año 2017 y con el que tuvieron la oportunidad de ser teloneros en el pasado Festival de Teatro de Colina.

La puesta en escena dirigida a una audiencia infantil tiene como finalidad enseñar a los niños la importancia de la higiene personal y de su cuidado en una gira teatral que busca llegar a diversos colegios, sobre todo “a lugares en donde las personas nunca han visto teatro, como escuelas de bajos recursos, jardines infantiles, etc”, según expone René Salazar, profesor y director del grupo actoral.

“La recepción ha sido muy buena y la comunidad lo agradece (…) después de la función todos los niños corrieron a lavarse las manos”, afirma también Salazar.

Adentrándonos en la dinámica del grupo al trabajar con adolescentes entre los 12 y los 18 años el mayor reto suele ser la disciplina. “El manejo del grupo por la edad (…) inculcarles la disciplina es lo más importante porque el talento está (…) al final todos los chicos vienen con el mismo propósito y la idea es lograr que se hagan amigos, que se creen lazos”, asevera el director.

Actualmente el grupo de Teatro para Adolescentes de la Corporación de Artes y Cultura de Colina se encuentran preparando la obra “Un crimen en mi pueblo” del escritor chileno Armando Mook, que va dirigida a un público más adulto.

La invitación es unirse al taller para quienes estén interesados en explotar su potencial y aprender de las artes. “El teatro es una herramienta excelente para el desarrollo social de todas las personas”, concluye el profesor.

Fotografía: René Salazar