Este 31 de octubre se hizo la entrega oficial al alcalde Mario Olavarría de la investigación que guarda en sus páginas la historia de Colina. El proyecto que inició alrededor del 2014, tras publicarse el libro “Colina, retratos de lo nuestro” que recorre a través de fotografías cada parte de la comuna, buscó asentar a nivel histórico las raíces de la capital de la Provincia de Chacabuco, pues hasta el momento no se contaba con trabajos que esclarecieran el  pasado de Colina, por lo que se le otorgó esta labor al reconocido investigador e historiador Fernando Silva Vargas, expresidente de las Academias de Chile y de la Historia.

“Estamos muy contentos con la investigación (…) ahora vamos a trabajar para crear un libro que sea de lectura obligatoria para todos los niños de nuestros colegios (…) en su lanzamiento vendrá acompañado de fotografías tanto de la Colina antigua como de vestigios que existen aún en nuestra tierra”, expresó el alcalde Olvarría quien también afirmó que concretar este proyecto “es un aporte a la cultura, un aporte que queríamos que sucediera (…) me tiene muy contento porque pienso que la historia nos muestra lo que somos hoy día; si uno no conoce la historia es bien difícil mirar hacia el futuro”.

Las averiguaciones realizadas por Silva Vargas y su equipo fueron trazando un hilo conductor que arrojó como primera conclusión que una de las familias fundadoras de Colina fue la de Francisco Martínez, socio de Pedro de Valdivia y  quien habría financiado su expedición a Chile. “Este hombre fue propietario en Colina y es notable como los sucesores fueron conservando a Colina, todavía en el siglo XXIV siguen habitándola, son descendientes de Martínez y tienen tierras aquí”, explica el historiador.

“Colina es una zona fundamentalmente agrícola (…) pero hay que poner bastante atención en el conocimiento de la Colina incainca y pre-incaica que son dos mundos complejos de los cuales se sabe muy poco y fundamentalmente se elaboran hipótesis (…) pues se encontraron restos arqueológicos del Camino del Inca, marcas que existían en este camino”, afirma Silva  que a su vez concluye que: ” Colina fue un centro de comunicaciones importante (…) pienso que es difícil comprender las historia económica de Chile si se prescinde de lo que fue Colina (…) es el nudo a donde llegan las comunicaciones de todas partes, por ejemplo si se quiere llegar a Argentina hay que pasar por Colina”.