El Centro de Cumplimiento Penitenciario (CCP) Colina I cuenta, desde hace 10 años, con un programa de reinserción social que tiene como objetivo principal ayudar a los internos a mejorar sus vidas desde la implementación de nuevos hábitos y valores, así como desde el aprendizaje de oficios que a futuro podrían fungir como sustento.

De esta iniciativa surge la primera muestra artesanal del Taller Laboral de Reinserción Social del CCP Colina I, que tuvo su inauguración este 4 de junio en la Corporación de Artes y Cultura de Colina, y que estará abierta al público hasta el 6 de este mes. Aquí fueron puestas a la venta diferentes piezas que varían desde la pintura y la artesanía, hasta el labrado en madera y la confección textil; las ganancias sirven para la compra de nuevos materiales que permitan a los reos continuar con su trabajo artesanal.

Corporacion de Arte y Cultura de Colina

Lorena Sepúlveda Donoso, es la terapeuta ocupacional de este programa que nace con el objetivo de “promover la participación de los usuarios en actividades laborales dentro de la torre de intervención en donde ellos se encuentran”. Ella explica que los convictos aprenden cada oficio desde cero y de forma autodidacta a través de la observación de las técnicas aplicadas por sus compañeros.

“Ellos se dividen en subgrupos,  por oficios o especialidad y se van desempeñando apoyados por la sala de herramientas que implementamos hace poco”, afirma la también organizadora y ejecutora de la exposición.

Por su parte Cristian Castañeda monitor de oficios en el CCP Colina I y encargado de preparar a los internos en habilidades laborales por medio de talleres y entrega de tareas, expone que a través de este programa los inculpados “tienen que prepararse para que cuando salgan y encuentren trabajo remunerado, con horarios, sean capaces de completar toda la rutina laboral como el resto de las personas”.

“La idea es entregarle herramientas para que al salir puedan trabajar de manera independiente hasta que puedan borrar sus antecedentes porque hablar de reinserción en un trabajo de dependiente es difícil”, declara Sepúlveda Donoso.

Para ser parte del programa de reinserción social los procesados deben cumplir con ciertos requisitos, éstos varían desde la condena hasta la conducta tenida durante el tiempo de reclusión. Cada interno puede postular de manera voluntaria y luego es sometido a una evaluación, allí se les hace firmar un compromiso tanto con ellos mismos como con su familia y en un espacio de 18 meses son sometidos a una intervención psicosocial y socio ocupacional; de obtener los resultados esperados al finalizar el taller los reos pueden contar con el beneficio de la salida dominical.

Corporacion de Arte y Cultura de Colina

“La mayoría de los internos son de alto compromiso delictual, que han tenido más de una condena (…) Los internos se someten a una intervención que está totalmente planificada, cuando éste se compromete a ser parte del programa es sometido a una evolución y esa evaluación arroja un puntaje que indica los talleres en los que puede participar  según su necesidad (…) la intervención es individual no es grupal, por lo tanto va dirigida netamente a las necesidades del usuario”, apunta Castellanos.

Para el jefe de Centro de Estudios y Trabajo de CCP Colina I, Milton Lermanda Vásquez, la muestra artesanal es una vitrina para dar a conocer el trabajo que se hace en la cárcel. “Este programa va enfocado a que los internos aprendan un oficio con la finalidad de que al momento de enfrentarse a la sociedad de nuevo tengan una opción distinta a la de delinquir. Estas son personas que nunca han trabajado y la idea es que su paso por la cárcel sea provechoso y tengan una herramienta para desarrollarse”.

Corporacion de Arte y Cultura de Colina

Lermanda Vásquez asegura que existe “ un porcentaje importante de personas que estuvieron recluidas y una vez en libertad se han dedicado a estas profesiones, han practicado las cosas positivas aprendidas dentro de la cárcel”; por su parte Castellanos afirma que “se nota una evolución al hacer el seguimiento, no es una norma,  pero sí en la gran mayoría, en ocasiones ellos mismos se van sorprendiendo del cambio direccional de las reflexiones que tienen porque a eso apunta el programa, a que hagan una reflexión antes de tomar una decisión y el fin es que estas personas no tomen la opción que tomaron el pasado, el hecho de llevar a cabo un acto vandálico”.

Los objetivos a largo plazo del Taller de Reinserción Social son “empezar a prestar servicios a terceras personas; ya estamos trabajando con una persona que vende los trabajos tallados en madera por los internos en el Centro Cultural La Moneda como recuerdo turístico (…) estamos contactado a una persona que nos va a encargar hacer bolsas reciclables y otro que  nos va a mandar a hacer cajas de vino (…) la idea es que a través de este préstamo de servicios a terceras personas se trabaje por intercambio de materiales por mano de obra, nosotros seríamos la mano de obra”, declaró Sepúlveda Donoso.

La muestra artesanal del Taller Laboral de Reinserción Social del CCP Colina I tendrá parte desde el 4 hasta el 6 de junio a partir de las 12:00 horas; los costos de las artesanías son bastantes asequibles y el pago debe ser en efectivo.